¿Compra usted el licor en sitios de confianza?

¡Venga yo le hago el descuentico! ¡Llévelo 2 x 1! ¡Pague menos, lleve más! 

¿Es acaso usted uno de los recateros en precios? 

Tenga cuidado y sea consciente de lo que compra y en dónde lo compra. 

La Secretaría de Salud con su equipo de Inspección, Vigilancia y Control ha venido realizando las visitas a establecimientos de la ciudad y en lo corrido del año se ha encontrado con más de 100 productos de licor presuntamente adulterados. 

Con 3 decomisos en los barrios París, Camacol y Porvenir, se incautaron 151 productos con alteraciones en sus etiquetas, sellos, empaques, color y forma. 

Cuartos de ron, cuartos de aguardiente, medias, garrafas, vodka, son algunos de los “insumos” que más solicitan los clientes y por los que están poniendo en riesgo su salud y hasta su vida. 

Se recomienda a los bellanitas estar en alerta, ser precavidos y revisar muy bien el licor que consumen. Hay unas especificaciones básicas para reconocer el licor adulterado, como verificar que no tengan sólidos suspendidos en el contenido, que los sellos de la tapa coincidan perfectamente, que los números de las tapas no presenten inconsistencias, ni espacios y que las etiquetas no estén alteradas.

Si bien la descripción anterior permite un primer paso para la identificación del licor adulterado, lo más recomendable es que siempre compren en puntos de venta autorizados por la Fábrica de Licores de Antioquia, no deben comprar en distribuidoras de barrios, caspetes, tiendas de improviso o a venteros ambulantes que no cumplen con las normas de sanidad, ni las estipulaciones indicadas por la ley.